¿Qué regalar a un estudiante o profesional de la Salud?

Ahora que la Navidad está aquí, supongo que, como yo, aún habrá algún MEDICINERO que no haya comprado ningún regalo o que todavía no tenga nada. Por otro lado, también puede darse el caso de que alguien quiera regalarle algo especial a algún profesional/estudiante de algo relacionado con la salud y no sepa qué comprar. Si alguna de estas dos situaciones te ha conducido a este post, quédate, espero aportarte alguna idea que te resulte interesante o que, al menos, te sirva de inspiración.

Para cualquier profesional/estudiante de algo relacionado con la salud siempre es emocionante (a la par que útil) recibir algún libro que le aporte conocimientos sobre aquello que le apasiona; su actual o futura profesión. Si no sabes qué libro comprar, siempre puedes recurrir a co9786071507273mpañeros de trabajo o de clase para que te asesoren adecuadamente. En general, tanto si es un médico graduado como si es un estudiante de medicina (puesto que este blog está principalmente enfocado a ellos) dudo que falles si compras un Harrison, aunque te advierto de que debes querer mucho a dicha persona pues el precio es elevado. Otra opción para bolsillos más ajustados puede ser, por ejemplo, un manual médico de bolsillo (más útil para estudiantes de medicina: Sabatine, Kumar y Clark, Cliniguia ) o un Vademecum/Medimecum (más útil para médicos graduados).

Otra opción, si el receptor es un lector entregado, es regalarle una novela relacionada con su trabajo. Aunque en cualquier librería te podrán asesorar, si quieres ir a lo seguro, personalmente y como ya desarrollé en un post previo, me encantó “El médico”, de Noah Gordon. Además, te dejo una lista con posibles opciones que he encontrado por la web:

  • Enfermera en apuros, Ana Polegre (enlace)
  • El tiempo entre suturas, Enfermera Saturada (enlace)
  • La vida es suero, Enfermera Saturada (enlace)
  • Anécdotas de médicos, Pedro Ramos (enlace)
  • Manual de supervivencia para estudiantes de medicina, Francisco Paredes (enlace)
  • Anatomía de un MIR, María Valero (enlace)
  • Anécdotas de enfermeras, Elisabeth G. Iborra (enlace)
  • Ley de Murphy para médicos, Arthur Bloch (enlace)

Bien, llegados a este punto estarás pensando ¿hay algo más aparte de libros? ¿los sanitarios son ratas de biblioteca?…para responder a esas preguntas, te presento ideas que no tienen nada que ver con libros (o eso espero).

  • Tazas o termos con motivos sanitarios: considero que es algo original y que, personalmente, me encantaría recibir en algún momento (ejem ejem…si sabes quién soy, ¡apúntalo!). Dejo aquí algunos enlaces para ejemplificar mi sugerencia; enfermero 1 // médico keep calm // enfermero varias // médico varias71o6k7alkel-_sx425_
  • Merchandising” médico de otro tipo: en el mismo sentido, puedes encontrar diversos objetos con motivos sanitarios; camisetas, pendrives, chapas, relojes, gorras, bolígrafos, carcasas para el móvil, etc., sólo tienes que echarle imaginación. Te dejo algunos ejemplos en este enlace para que te inspires. usb-cirujanos
  • Gorro de quirófano: este es un regalo que considero más apropiado
    para médicos o enfermeros ya graduados. En esta web puedes encontrar diversos diseños. gorros-quirofano-hombre-300x300
  • Zuecos: tanto para los profesionales sanitarios como para los estudiantes es un gran regalo, puesto que las jornadas laborales y las prácticas resultan más llevaderas con calzado cómodo. Además, hay de múltiples colores e incluso con dibujos, con lo cual puedes ser muy original. (NOTA: los zuecos deben ser especiales para sanitarios. Los típicos crocs no valen puesto que los agujeros superiores son demasiado grandes). Esta web me ha parecido interesante, aunque hay otras.zuecos
  • Bata o pijama: considero que este regalo es especialmente útil para estudiantes, puesto que esta “ropa especial” se va deteriorando a medida que pasan los años de carrera (en el caso de los estudiantes de medicina, tras el segundo año de carrera, las batas quedan bastante inservibles a causa de las “prácticas cadevéricas”). Podría ser un buen detalle colocar un bordado con el nombre del susodicho afortunado o uno con el símbolo de la universidad en la que estudia (le da un toque profesional). (NOTA: las de bolsillos anchos son mejores y, también, suelen gustar más las que tienen una banda en la espalda…pejiguerías médicas, XD)
  • Si estás ante un friki de la medicina o de la enfermería a quien le gustan los juegos de mesa, puedes probar con “Nosocomio“. En la web hay un vídeo que muestra un ejemplo de juego. Yo ya estoy pensando en alguien a quién se lo regalaría…¿y tú?. 1190cc_666fd876a10145dc88d2f6efe16bbde3
  • Aparataje de la profesión: a saber fonendoscopios (la marca Littmann suele ser la más prestigiosa), tensiómetros, otoscopios, rinoscopios, pulsioxímetros, etc.
  • Joyería con motivos sanitarios: si a la persona le gustan las joyas, hay múltiples opciones en internet; desde colgantes con forma de molar hasta con forma de registro electrocardiográfico. 182183_390948007621874_1115701168_n
  • ¡Esta nevera o bolsa isotérmica para llevar la comida es la caña! Seguro que hay otros diseños pero este me ha encantado. Lo encuentras aquíe72e_organ_transport_lunch_cooler_new
  • Si la persona es fan de los peluches, hay algunos muy graciosos con forma de órgano o de microorganismo que seguro le van a gustar.peluches-con-formas-de-organos-e1332098770702
  • Maquetas médicas de cualquier tipo: hay diversas maquetas que son tanto didácticas (y por tanto especialmente útiles para estudiantes) como decorativas. Podemos encontrar esqueletos, cerebros, corazones, pulmones…vamos, un sinfín. Si bien suelen ser bastante caras, para fin decorativo podemos optar por cosas más baratas ya que suelen haber juguetes bastante económicos y “apañáos” como este91b95gnkxbl-_sl1500_(PD: yo me acabo de comprar en Carrefour un esqueleto para niños de 3 años o más a 16 euros y queda genial junto a la pila de apuntes de mi escritorio)

Y ¡hasta aquí el post de los regalos! Después de estar pensando y pensando en los posibles candidatos y a medida que escribía, mis ansias consumistas han ido aumentando, así que supongo que de aquí a unos años acabaré acumulando objetos de este tipo sin parar, desarrollando así mi síndrome de Diógenes hasta ahora latente.

FELÍZ NAVIDAD MEDICINEROS, aunque sé que para muchos de nosotros las fiestas serán poco más que imaginarias. ¡Ánimo!

Anuncios

¡Gracias por comentar! =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s