Estudiante de medicina desmotivado

depresion

Durante la carrera se van acumulando hechos que te hacen perder el interés, volverte más práctico y plantearte una y mil veces abandonar y cambiarte a otra carrera en la que, probablemente, tendrás vida, te sentirás satisfecho al ver recompensado tu esfuerzo y te moverás en otro mundo menos elitista y competitivo, a diferencia de lo que ocurre en el nuestro.

Es muy fácil dar con médicos-profesores que no explican bien pero, como a eso te acabas acostumbrando y  después de 1-2 años de carrera has desarrollado un instinto innato que te obliga (o al menos te incita) a mirar libros para cotejar los datos vistos en clase o a consultar con compañeros de confianza para intercambiar opiniones, eso deja de ser un problema. El mayor problema, desde mi punto de vista, es cuando vas a realizar las prácticas a un hospital, esperando aprender algo o, al menos, aprovechar la mitad del tiempo que inviertes, para luego llegar allí y que el médico que te ha tocado como tutor te trate con menos respeto y consideración que a un mueble. Además, es todavía peor si cabe, ver que ese es un hecho que se repite cuando realizas prácticas en otro servicio completamente diferente.

Puedo llegar a comprender, en cierta medida, que como muchos médicos no cobran por recibir a alumnos, no presten interés, pero ¿a caso no fueron ellos estudiantes algún día? ¿a caso no somos el futuro de la medicina? ¿a caso no podríamos ser nosotros los que, en un futuro, nos encarguemos de su salud?, entonces ¿por qué no intentar al menos explicarnos con breves aclaraciones en qué consiste su trabajo en la práctica diaria?. En general, el estudiante de medicina está muy acostumbrado a este tipo de desplantes y por eso mismo no necesita demasiado para sentirse acogido; una simple aclaración, una explicación breve e incluso un “Hola” o una sonrisa puede ser suficiente para que no estemos toda la mañana pensando que somos invisibles.

En mi opinión, la idea que ronda por la cabeza de esos médicos es que, como a ellos en su día, cuando eran estudiantes, les ocurría lo mismo y “sobrevivieron”, nosotros debemos hacerlo igual. Esta mentalidad es aceptable, es decir, cada uno tiene sus opiniones y, es lógico que, con el cansancio que implica ejercer la profesión, en lo menos que piensen sea en ese estudiante que les sigue como si fuera “un perrito faldero” y al que si le preguntan algo para valorar sus conocimientos puede que les conteste “no lo sé, aún no he dado teoría sobre esta asignatura” (algo que ocurre constantemente tras la implantación del Plan Bolonia; hacer las prácticas de una asignatura sin haber dado si quiera una clase introductoria). Así es, es una mentalidad aceptable, pero ¿no sería mejor intentar cambiar el sistema e intentar prestar, al menos, un poquito más de atención a los estudiantes?, porque igual que dichos médicos pueden estar “quemados” con su trabajo, nosotros también tenemos que cumplir horarios imposibles con prácticas de 8:00 a 12:00 y clase de 13:00 a 16:00, además tenemos que asistir a seminarios no programados que suelen acabar a las 19:00-20:00 y cuando llegamos a casa tenemos que estudiar a base de café hasta que el cuerpo aguante, tenemos que soportar que luego los médicos-profesores NO cumplan la programación teórica y dejen temario sin tratar en clase justificándose con “esto es el Plan Bolonia, lo que antes se daba en 3 horas ahora lo doy en 1 hora y no me da tiempo”, tenemos que soportar que algunos profesores no nos faciliten material para estudiar (como diapositivas) y nos obliguen indirectamente a comprarnos su libro (el cual puede estar ya obsoleto por ser muy antiguo) pues es de ahí de dónde saldrán las preguntas del examen…también tenemos que soportar un sin fin de desplantes de compañeros, profesores, quejas de familiares, etc. como para llegar a realizar las prácticas y que dichos médicos pasen por delante de nosotros sin dignarse si quiera a mirarnos, haciendo como si fueramos invisibles.

Para terminar señores, esta es la realidad de los estudiantes de medicina, en concreto de la Universidad Miguel Hernández de Elche, donde estudio, y ya lo último que nos faltaba era enterarnos de que se implanta la Troncalidad (que ese tema da para largo). Sólo pido uno cosa, si no quieren más médicos, no saquen plazas para estudiar medicina pero no hagan que jóvenes de 18 a 24 años se depriman, se sientan inútiles y abandonen su sueño. También somos personas y ustedes hubo un día en que fueron estudiantes, NO LO OLVIDEN. 

 

Anuncios

¡Gracias por comentar! =)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s